¿Vender online o no vender online? 8 motivos que te sacarán de dudas

imagen de ¿Vender online o no vender online? 8 motivos que te sacarán de dudas
Con los datos de las ventas vía comercio electrónico en España al alza, son muchos los empresarios y emprendedores que están pensando en ampliar su negocio a las ventas en Internet. Abrir una tienda online tiene muchas ventajas frente a las tiendas físicas, aunque también requieren tiempo, dedicación e inversión económica.
Antes de dar el paso de abrir un comercio electrónico conviene repasar cuáles son las principales ventajas de las tiendas online frente a las tiendas físicas:

 

1. Los costes de abrir una tienda virtual son inferiores a los de una tienda física

Hoy en día es mucho más barato poner en marcha una tienda online que una tienda real en la calle de una ciudad. El desembolso inicial de un comercio electrónico es muy inferior al de una tienda física: la inversión de alquiler o compra, de reforma y acondicionamiento de local, la licencia, la luz o el agua, son algunos de los gastos que en una tienda online no existen.
Las tiendas virtuales también cuestan dinero, pero es una cantidad menor a todos los gastos que acabamos de ver. Para abrir una tienda online nos enfrentamos a la inversión en la plataforma, el diseño, la tecnología, el contenido y las acciones de Marketing Online para atraer visitas y potenciales compradores a nuestro sitio web.
Poner en marcha una tienda online no es gratis ni mucho menos (si se quiere vender y tener cierto éxito) pero es sin duda más barato que un negocio físico.

 

2. La tienda online está abierta todos los días a todas horas

Hablamos del clásico 24/7: siete días a la semana, 24 horas. Éste es el horario en el que el consumidor puede “entrar” en la tienda, curiosear los productos, comparar precios y darse una vuelta por el comercio electrónico. Esta posibilidad de tener el e-commerce abierto es uno de los principales atractivos de cara al potencial cliente que puede entrar en la tienda online en su tiempo libre, desde el sofá de su casa,, en domingo o hasta en Nochevieja.

 

3. Se amplía el mercado y se multiplican los potenciales clientes

Con una tienda online pasamos de tener como clientes a los vecinos de la zona y ampliamos nuestras miras a cualquier persona que esté en Internet que es nuestro potencial cliente, incluidos los consumidores de fuera de nuestra ciudad o de España. Sin embargo, al igual que existe más número de compradores, aumenta la competencia con otros negocios similares al nuestro, ahí nuestra capacidad y nuestro trabajo será determinante para conseguir diferenciarnos.

 

4. Permite medir, analizar y, por tanto, mejorar

En Internet todo se puede medir, y lo que se mide se puede analizar y por tanto mejorar. Las estadísticas de nuestra página (visitas, tiempo de permanencia en página, porcentaje de rebote…) nos permiten hacernos una idea de cómo va nuestro negocio y poder girar en nuestra estrategia para mejorar los puntos que consideremos. En una tienda real no podemos tener datos tan concisos como en una tienda online, y el análisis de estos datos es el que nos permite optimizar la experiencia de usuario y orientarla a la conversión.

 

5. Posibilita vender bajo demanda y no contar con un gran stock

Al principio, en una tienda online no tenemos la obligación de contar con mucho producto en stock (como sí que ocurre en un comercio físico) porque tenemos cierto margen de maniobra para entregar el producto al cliente. Si tienes buenos proveedores y has conseguido llegar a acuerdos con ellos puedes vender incluso bajo demanda, lo que te permite no hacer un gran gasto en almacenaje y en productos.

 

6. Podemos conocer mejor a nuestro cliente

Internet nos permite saber las peculiaridades de nuestro cliente: edad, sexo, gustos, comportamiento en la tienda online… y poder establecer una relación postventa que nos ayude a fidelizarlo. Además, podemos seguir sus consejos y sugerencias para mejorar nuestro ecommerce mediante sus comentarios en nuestros productos, en el blog o mediante la respuesta a nuestros correos electrónicos. Contar con la opinión de nuestros clientes es una herramienta valiosísima para optimizar nuestra tienda online.
Además, el conocer los datos de nuestros clientes nos permite segmentarlos en distintos grupos para ofrecerle a cada uno lo que más le puede interesar en nuestras campañas de E-mail Marketing.

 

7. Nos permite cambiar o mejorar campañas en tiempo real

Al hilo del anterior punto, en las tiendas online podemos lanzar campañas de ofertas y promociones y matizarlas o cambiarlas según la reacción del público si vemos que, por ejemplo, no genera interés o que sería mejor enfocarla de otra forma. Además, la publicidad en Internet, en Google Adwords por ejemplo, también permite cambiar en tiempo real y enmendar los errores ipso facto. Algo que en las campañas de promoción de las tiendas físicas es casi imposible.

 

8. Ofrece un mayor margen de beneficios

Si vendemos el mismo producto que en una tienda física, pero le quitamos los grandes costes de mantener una tienda real, los márgenes de beneficio son mayores. Según los grandes gurús del Marketing, para que la cosa funcione, hay que seguir invirtiendo cerca del 10% de los beneficios en mejoras de la tienda online, en captación de clientes o en publicidad. Si pasa el tiempo y no inviertes, tu comercio electrónico estará condenado a echar el cierre virtual.

En definitiva, son muchas las ventajas que tiene abrir una tienda online, pero también supone una gran responsabilidad. Se equivocan quienes piensan que el ecommerce vende solo: es necesario dedicarle mucho tiempo y recursos. Ningún comercio físico sobrevive sin esfuerzo, inversión y horas. Y un comercio electrónico no iba a ser menos 😉

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *