Los riesgos de programar en las redes sociales

Imagen de programar en las redes sociales
¡Qué cómodo y fácil es programar en redes sociales! ¡Qué tentador es poder utilizar una herramienta que nos permita disfrutar de nuestro día sin estar las 24 horas pegados a una pantalla!Lo cierto es que sí, para qué nos vamos a engañar, las herramientas de automatización han mejorado (y mucho) la calidad de vida de aquellos cuya profesión está relacionada con las redes sociales. Gracias a ellas hemos podido organizarnos mejor, compartir contenido de forma equilibrada y mejorar nuestra calidad de vida.
¿Acaso es malo programar mensajes para que sean lanzados en las redes sociales? Evidentemente no. Al contrario. De hecho, la automatización nos ofrece muchas ventajas, si bien entraña ciertos riesgos que hay que conocer.

Un buen gestor de redes sociales tiene que saber diferenciar entre utilizar herramientas de programación para facilitar su tarea y abusar de ellas hasta llegar a hacer el ridículo. Vamos a ver algunos casos.

Mensajes de bienvenida programados, mensajes despersonalizados

Muchos usuarios de Twitter han encontrado en la automatización de los DMs la manera de dar la bienvenida de una forma cercana y afectuosa al nuevo seguidor. Pues lo siento mucho pero se ha conseguido el efecto contrario: que quienes recibimos ese mensaje, totalmente despersonalizado, nos sintamos cero especiales, un número más.Aunque se personalice con el nombre del usuario (en mi caso alguno me ha saludado con un rocambolesco “Hola Sin”) sigue quedando mal. Prefiero que, si es mucho trabajo, no me den la bienvenida.Como anécdota diré que, de las decenas de mensajes directos de bienvenida que he recibido, sólo 3 de ellos no eran automáticos y estaban “hechos a mano”. Creedme, hay mucha diferencia.

No te olvides de ‘desprogramar’ o harás el ridículo

Me ocurrió personalmente a mediados de este mes de enero. Seguí a un usuario que me pareció interesante y, a las pocas horas, recibí este mensaje:

redes sociales, social media, twitter, riesgos, peligros
DM de bienvenida, felicitando la Navidad…. varias semanas después.
Como veis, además de sentirme un número más (porque el mensaje es claramente programado) me hizo reír la felicitación navideña dos o tres semanas después. Ya hacía varios días que había quitado el árbol y el belén de mi casa. ;-)Recuerda: si programas para una época concreta o para una acción determinada, no te olvides de desprogramarlo a tiempo o se echarán unas risas a tu costa.


Si llevas la cuenta de un personaje público, ni se te ocurra

 
Lo de automatizar cuentas personales es algo que sólo recomiendo a perfiles de gente anónima. Si gestionas la cuenta de algún personaje público, lo mejor es que te olvides de la existencia de las herramientas de programación y las entierres en algún lugar oscuro de tu cerebro. ¿Por qué lo digo? Por la infinidad de riesgos que conlleva.Un personaje público tiene una agenda pública y, por tanto, hay momentos concretos en los que se sabe donde está. Que ese momento coincida con un tuit programado, por ejemplo, sería un desastre (en el caso de que el personaje en su biografía deje entrever que la cuenta la gestiona él). Al igual que programar un tuit que dé por hecho que la persona va a estar en un lugar determinado. Alerta: el futuro nunca se controla.

En conclusión

Aprovechar las ventajas de la programación es inteligente, pero más inteligente aún es utilizarla en su justa medida. Los excesos en la automatización pueden trasladar una imagen negativa de nuestro perfil o marca personal. Y eso es un precio demasiado alto…

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *