fbpx

Dime a quién sigues y te diré quién eres: Obama y las ‘pornostars’

Dime a quién sigues y te diré quién eres: Obama y las ‘pornostars’
Barack Obama sigue en su cuenta de Twitter a seis actrices porno. ¡OMG!. ¡A seis actrices porno! Probablemente, Barack Obama seguirá también en sus cuentas a centenares de perfiles falsos, trolls, ciberacosadores, violentos y parodias. Posiblemente también a decenas de personas indeseables. ¿Por qué? Básicamente porque sigue a más de 600.000 cuentas. Pura probabilidad.
Evidentemente, cuando uno sigue a esa cantidad de personas (que es como seguir a todos los habitantes de Zaragoza) lo normal es que haya algún perfil que llame la atención. Y así ha sido. Alguien ha tenido la santa paciencia de ir mirando uno por uno (¡uno por uno!) los 655.695 perfiles que sigue el Presidente de los EEUU con el objetivo, imagino, de pillarle en un renuncio.
Perfil oficial de Barak Obama y sus seguidores
Perfil oficial de Obama y los 655.695 a quienes sigue
Lo cierto es que con esa cantidad de perfiles a los que Obama sigue, no puede sorprender que haya todo tipo de cuentas de lo más variopinto. El revuelo ha sido enorme por algo que es claramente anecdótico.
Las listas selectas
Más llamativo me parece aquellos personajes públicos que, a pesar de tener cientos de miles de seguidores, sólo siguen a 12. O a 36. O a 49. Estéticamente es grotesco y además es poco inteligente. Grotesco porque, inevitablemente, desprende un tufillo soberbio aquello de dejar claro que sólo les interesan unos pocos. Los elegidos. El resto, parece que no les tienen nada que aportar. ¡Qué timeline más aburrido!
También es poco inteligente porque, en una cuenta seguida por miles de personas, la selecta lista de los seguidos nos permite establecer conclusiones acerca de ellos; probablemente que se trate de perfiles con algún vínculo personal (o profesional muy íntimo), algo que yo preferiría dejar en el anonimato.
¿Es peligroso seguir a demasiados seguidores como le ha pasado a Obama? Honestamente,  es mucho peor contar con excesivamente pocos en tu lista de seguidos. A las conclusiones, en Twitter, se llega demasiado rápido. Y si alguien ha conseguido sacarle los colores al Presidente de los Estados Unidos con más de 600.000 cuentas, ¿qué no harán con una que sigue a 24?. En esto, como en todo, en el punto medio está la virtud.
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *