Tipos de Redes Sociales: ¿todas ellas funcionan?

Tipos de Redes Sociales: ¿todas ellas funcionan?

Las redes sociales siguen avanzando a una grandísima velocidad. Aunque en la primera que piensa uno cuando habla de ellas es en Facebook, son muchas las que nacen desde cero día tras día, con la finalidad de llegar a un target cada vez más segmentado. Y, vamos a contestar ya a la pregunta: no, no todas funcionan, de hecho son las menos las que lo hacen.

¿Tienes problemas para acceder a tus redes sociales? ¿Te las bloquean en el trabajo o en la universidad? Utiliza un proxy y accede a donde quieras estés donde estés. Además estarás cuidando tu privacidad, algo muy importante si utilizas redes públicas para conectarte.

A continuación vamos a ver distintos tipos de redes sociales y ver qué diferencias existen entre unas y otras.

Tipos de Redes Sociales

Redes sociales generalistas

La primera en hacerse realmente popular bajo el término “red social” fue Facebook, aunque antes hubo otras, en donde todo el mundo poco a poco se ha ido creando un perfil. Son muy pocos los que todavía se resisten a probar esta red social, ya que la mayoría de internautas encuentran aquí su espacio, seas como seas, te sientes acogido. Es la intención, una red social plural, para todos los gustos donde puedes compartir lo que quieras: conversaciones informales, más formales, tus posts en el blog o una aplicación que te permite cuidar de tus cerditos en una granja.

En Twitter, dicen que los contactos son aquellos con los que nos gustaría haber ido a clase. Y la definición es bastante aproximada a la realidad ya que muchos de nosotros allí conversamos con colegas de nuestro sector profesional, con los grandes y con los no tan grandes pero que siempre aportan información de interés en 140 caracteres.

Podríamos hablar también de Tuenti, Myspace, Hi5, Second Life o Sonico, por poner algunos ejemplos, todas ellas tuvieron su momento de gloria, pero hoy en día son más bien pasado.

Redes sociales profesionales

Sin embargo no todas las redes son generales y están orientadas a la sociedad en general. Las hay también específicas, como pueden ser las redes sociales profesionales como LinkedIn y Xing. Algunos prefieren la primera, otros se quedan con la última. Pero todos los que estén inscritos en ellas, tienen un objetivo común: mostrar su experiencia profesional y establecer contactos con personas que trabajen en el mismo sector o en sectores que puedan beneficiarles en su carrera laboral.

Redes Sociales de nicho

¿Has oído hablar de The Sphere? Detrás de este nombre tan chic se esconde una red social europea únicamente dirigida a personas con un alto poder adquisitivo. Allí se dan cabida grandes financieros, modelos o deportistas de élite. Esta red social de lujo ofrece varios servicios que de seguro nada tienen que ver con cuidar de unas vacas en el Farmville. Si no sois uno de estos personajes VIP no vale la pena intentar inscribirse, ya que un estricto comité selecciona de una en una las solicitudes que son válidas o no para entrar a formar parte de este reducido y selecto círculo.

Las redes sociales también pueden estar rigurosamente segmentadas con el fin de dar de pleno en la diana: menos personas pero mucho más fieles a unos contenidos concretos. Si hacemos la comparativa con los distintos canales de televisión que nos ofrece la TDT, nos daremos cuenta que un canal muy concreto tendrá menos público que uno generalista pero probablemente casi todos los aficionados a esa actividad estarán enganchados con la programación. La cuestión es buscar el nicho adecuado.

Este tipo de redes sociales tan específicas tienen el éxito más al alcance de la mano. Seguramente no tendrá un número muy elevado de seguidores, pero sí que la calidad de éstos será alta en relación a lo que cada red social pretende.

Redes Sociales de micropagos

También hay redes sociales como Flattr, una red social de micropagos sueca que permite valorar los contenidos de otros usuarios. Si se le da un “me gusta” el usuario gana una cantidad concreta. Es una forma de dar apoyo económico a aquellos que crean algún tipo de contenido y animarles a que continúen creándolo. Las condiciones son para todos iguales, así que todos pueden hacer creaciones y verse beneficiados por los pagos que recibe de otros usuarios. Los suecos están promoviendo el esfuerzo personal para que el buen contenido sea gratificado con dinero.

Ahora bien, ¿cuál es el objetivo que las redes sociales propias de cualquier empresa o marca? ¿Qué sentido tiene una red social de una bebida o de una empresa de telefonía móvil? Todos los que nos apuntemos en ella nos gustará o interesará su producto, aunque si no ofrecen un valor añadido, los usuarios se quedarán con sus redes sociales habituales.

No porque una red social tenga éxito las demás también lo tendrán. En el fondo, una red social de una marca en concreto no es más que una forma de comunicar y, por lo tanto, una estrategia que debe estar bien fundamentada.

Como hemos visto en los distintos tipos de redes sociales, una red social como tal no garantiza su éxito, hay que saber diferenciarse, ofrecer un valor de interés para tu audiencia y dar con el target adecuado.

Share